Bienvenidos, Mujeres y justicia de género

“Educación superior para mujeres lideresas de San Cristóbal”: Una propuesta construida y gestionada por las mujeres del Corregimiento

Fotos 068

Red Corregimental de Mujeres de San Cristóbal, Medellín

 

Hoy producto del esfuerzo colectivo de las mujeres del Corregimiento de San Cristóbal de Medellín, un grupo de 21 mujeres lideresas iniciarán su proceso de educación superior en la Tecnología Gestión Comunitaria; logro alcanzado por la Red Corregimental de Mujeres de San Cristóbal al haber construido y gestionado este proyecto en el marco del Presupuesto Participativo, constituyéndose en un paso importante en lo concerniente al derecho de las mujeres a la educación, camino que se espera continúe siendo abonado por las mujeres de la ciudad de Medellín.

Convencidas del poder transformador de la educación, en el año 2015 un grupo de mujeres de la Red Corregimental de Mujeres de San Cristóbal empezó a gestar una propuesta, que desde su perspectiva aportaría significativamente a su autonomía y empoderamiento. Esta propuesta contenía el sueño de continuar con sus estudios superiores, lo cual representaba su cualificación de cara a los procesos formativos y comunitarios de los cuales han hecho parte en el territorio.

Carmen Acevedo, lideresa del Corregimiento y gestora del proyecto dice que:

La necesidad de este proyecto surgió a partir de que muchas mujeres en el ámbito en el que nos estábamos moviendo como lideresas, veíamos que hacía falta que nuestro trabajo fuera más cualificado y que pudiéramos fortalecer el trabajo que hemos hecho durante mucho tiempo en las comunidades ya como profesionales. Hemos reconocido que como mujeres tenemos grandes potencialidades para trabajar como lideresas en el Corregimiento y en otros lugares de la ciudad.

Por su parte, Diana Sierra plantea:

La idea surgió de 4 o 5 mujeres reunidas, estábamos pensando en que habíamos hecho muchos estudios sobre liderazgo, trabajo comunitario y género pero todos no formales y nos imaginamos lo bueno que sería poder continuar con estos estudios pero ya con una certificación de educación superior que nos permitiera alcanzar una mejor calidad de vida

El proyecto formulado por la Red Corregimental de Mujeres de San Cristóbal se sirvió de los aportes de la perspectiva feminista de género, al reconocer las persistentes brechas de género, que en este caso dificultan el acceso de las mujeres adultas rurales a la educación superior. Fueron tenidas en cuenta entonces las particularidades de las mujeres rurales y los posibles obstáculos sociales, culturales y económicos que podían encontrar en el camino. De esta manera se incorporaron al proyecto una serie de condiciones materiales y simbólicas abocadas a garantizar la permanencia y finalización de sus estudios tales como la edad (mujeres mayores de 30 años), la trayectoria en el trabajo comunitario, la educación superior llevada al Corregimiento, los horarios flexibles y el reconocimiento económico de los gastos de transporte. Las mujeres acordaron que la Tecnología en Gestión Comunitaria, ofrecida por el Colegio Mayor de Antioquia se adecuaba a sus deseos y necesidades.

De esta manera se dio inicio a un proceso que incluyó la colectivización de la propuesta con otras mujeres del Corregimiento, la construcción de una estrategia política para el posicionamiento en los espacios de Presupuesto Participativo, el establecimiento de alianzas estratégicas con diferentes actorías corregimentales para su consecución y una vez aprobado el proyecto, un ejercicio de veeduría permanente al mismo.

El proceso no fue fácil, fueron muchos los ires y venires durante varios meses. La participación política de las mujeres en estos espacios continúa evidenciando la persistencia de los techos de cristal: las propuestas construidas por y para las mujeres siguen siendo cuestionadas en los espacios comunitarios y se les desprovee de sentido político, la mayoría de liderazgos encontrados en estos escenarios continúan arraigados al patriarcado al igual que se desconoce el sentido de la inclusión, materializada en la falta de enfoque de género y la destinación de precarios recursos para acciones.

Finalmente, afirma Diana Sierra que:

Este proyecto es importante porque significa que las mujeres que ya tenemos experiencia en el trabajo comunitario demos un paso más. Este proceso nos posibilitará empoderarnos más y poder poner nuestros aprendizajes académicos en pro de la comunidad del corregimiento. Enfocadas en el trabajo comunitario desde nuestro territorio. Somos pioneras en dar la lucha por un proyecto liderado por y para las mujeres.

Mujeres de la Red Corregimental de San Cristóbal que estudiarán la tecnología y equipo del Programa de Mujeres y Justicia de Género de la Corporación.