Gestión social y ambiental del territorio

¡Vení pues… Eso es pa´ hoy! Distrito Rural Campesino de Medellín

Convencidas y convencidos por la claridad con la que una conversación vincula, diferencia y construye otros mundos colectivos, el pasado 21 de marzo de 2018 realizamos otra versión de ¡Conversemos! ¿Para qué un Distrito Rural Campesino en Medellín? Esta vez con la intención de evidenciar los caminos, las resonancias y reconfiguraciones que las demandas,  las problemáticas y las necesidades campesinas le han manifestado a la ciudad.

– ¿Cuánto vale esta tierrita? Está muy enmalezada
Llevado por pobres sentimentalismos, responde:
Para nosotros, tiene el mismo valor de la familia […] si en lo que la queremos la fuésemos a vender, ni por su capital multiplicado por cien usted la compraría.

Manuel Mejía Vallejo[1]

Hoy creemos en el Distrito Rural Campesino como posibilidad para dignificar la vida campesina en la ciudad de Medellín; que sin duda, requiere de la comprensión cultural y el trabajo colaborativo entre diferentes actores sociales para mantener en movimiento La Chiva, que hasta hoy, ha sumado caminos de voluntades, propuestas y acciones por la defensa del territorio, la economía y la vida campesina. El camino prosigue pues, con un afán sosegado, por apropiar las deudas históricas como exigencias y verdaderas alternativas de transformación social para la ruralidad campesina.

Hablamos de pequeñas parcelas y su diversidad alimentaria y de los tantos posibles como: pensar un territorio de especial protección para la comunidad campesina, pensar la conservación del territorio en manos de campesinos y campesinas, proteger la economía campesina y reconocer la finca campesina como patrimonio, como vida entera. Por supuesto fueron temas de conversación también las propuestas que obedecen a vacíos en la atención institucional y en la misma configuración comunitaria de la ruralidad campesina y que, además, parecen resultar intencionalmente nuevas a cada administración municipal.

Así entonces, cantidad de propuestas en distintos y acumulativos escenarios de socialización mal llamados participativos, han retardado el reconocimiento de la comunidad campesina como sujeto político y de derechos en Medellín. Sin embargo, con la misma vehemencia fueron pronunciadas una vez más: defensa del territorio rural campesino, titulación de la tierra, defensa de los acueductos comunitarios, soberanía alimentaria, conservación de semillas nativas, comercialización directa y justa, seguros para las cosechas, seguridad social campesina, mejoramiento de la finca campesina, trabajo campesino formalizado, educación gratuita y contextualizada, exoneración de impuestos, compensación por daños de infraestructura en los territorios rurales campesinos y otras más.

En ello, asumimos en la discusión algunas claridades y otras preguntas para construir de manera colectiva ¿en qué consiste el DRCampesino en Medellín? con los saberes en intercambio y en apuesta común por la vida digna campesina.

 

El ¡Conversemos! propuso un encuentro para apostarle a la construcción de gobernabilidad comunitaria en los territorios; intencionamos un trabajo por grupos que en un primer momento requería de recoger las propuestas que han sido manifiestas por la comunidad campesina en términos de la producción campesina, la vida digna campesina, la protección de los territorios y el acceso a la tierra; recordarlas con la intención de definir rutas que fueran caminos de solución a cada problemática identificada. Las reflexiones grupales se asumieron desde la gestión y ordenamiento territorial como dos inicios facultativos dispuestos por el Plan de Ordenamiento Territorial para el DRCampesino.

Posteriormente, socializamos los trabajos configurando un escenario para la incidencia política similar al Concejo Municipal y; en este último momento, reconocimos la necesidad de articularnos con otros actores territoriales, de posicionar alternativas distintas para administrar los territorios rurales campesinos, de vincular las demandas hacia la defensa de los bienes comunes, hacia las garantías para la permanencia de la juventud en los territorios rurales y campesinos y hacia la importancia de posicionar mundos posibles de la vida campesina en claves feministas.

Terminamos manifestando, una vez más, nuestro descontento ante el conformismo de una participación insuficiente, que por más no era vinculante, durante la primera fase del DRCampesino denominado “Diagnóstico Participativo”; de ahí que, asumimos la declaración de hacer Asamblea Campesina en nuestros territorios, procurando una consolidación de la organización campesina para la 7° Asamblea Campesina del Valle de Aburrá a realizar el próximo 21 de Abril.

“Pero solo sabemos de estas cosas quienes comimos tierra de niños y de grandes. Quienes dormimos sobre el césped bajo el techo eterno del cielo, para luego abrir los ojos en la oscuridad y así seguir soñando”

Manuel Mejía Vallejo

[1] (1945) La tierra éramos nosotros.

Últimos Vídeos