Cultura y política ambientalistas

Mujeres gestoras comunitarias del agua

Durante el 2021 trabajamos con tres grupos de mujeres del Norte del Valle de Aburrá asociadas a los acueductos comunitarios de los municipios de Girardota (vereda San Andrés), Copacabana (vereda María Santificadora) y Barbosa (vereda Platanito). Reflexionar sobre la participación de las mujeres en la gestión comunitaria del agua se hace necesario para pensar la manera en la que se configuran los territorios y las dinámicas que se generan a la hora de habitar ese primer espacio que va desde el cuerpo, pasa por la casa y descansa en la vereda.  

Este proceso buscó cuestionar los lugares en los que tradicionalmente se han ubicado las mujeres en las organizaciones comunitarias, normalmente vinculadas a los estereotipos de género, a las tareas del cuidado y el hacer (secretaría, tesorería) y por fuera de la toma de decisiones y las vocerías de las organizaciones. Así mismo, entre las mujeres asociadas de los acueductos comunitarios se reflexionó sobre la importancia de estas organizaciones en el territorio como patrimonio comunitario y en su tarea de cuidar y proteger las microcuencas.

Se trabajaron temas como: los conflictos ambientales, su relación con el ciclo hidrosocial; el reconocimiento de la historia de los acueductos comunitarios de cada territorio y cómo los acueductos comunitarios son de gran importancia en la configuración territorial de las veredas; el hilo azul de la vida donde se reconoce el cuerpo como primer territorio y primer contacto con el entorno primario; la casa y la vereda; y, finalmente, la importancia de que las mujeres participen en escenarios como la JAC, la JAL y los acueductos comunitarios, haciendo frente a la estigmatización de las mujeres en ese tipo de espacios. 

Los recorridos territoriales a las bocatomas (zonas de captación) de los acueductos brindaron la posibilidad de entender cuál es la incidencia de los acueductos comunitarios en los territorios y cómo estos hacen posible que el agua llegue a las casas. El reconocimiento de las amenazas que enfrenta la gestión comunitaria del agua de manera particular y territorializada también dió la posibilidad de que las mujeres conversaran en torno a las acciones que pueden emplearse y cómo ellas pueden participar e impulsar de dichas alternativas. 

Por último, el 26 de noviembre de 2021 se realizó el cierre del año. Allí se encontraron los tres grupos para intercambiar reflexiones y además se plantearon el reto de darle continuidad a estos espacios de formación y articulación.

Relaciones institucionales

Relaciones de cooperación