Mujeres y justicia de género

El modelo de desarrollo dominante explota a los seres humanos y a la naturaleza, concentra la riqueza y excluye y desterritorializa a las mayorías a través del desarraigo y el desplazamiento. Es un modelo hegemónico etnocentrista y patriarcal y de pensamiento único que niega las diversidades, diferencias y localidades. Es asimismo un modelo centrista que sacraliza la monumentalidad en unas condiciones sociales como las nuestras, un modelo androcentrado, desde su mirada patriarcal, que oculta la gran capacidad y aporte de las mujeres así como sus problemáticas referidas a la violencia cotidiana y las discriminaciones de que son víctimas en la casa, en la calle, en el aula, en el trabajo, en la organización, en el partido, por condiciones de género.

La feminización de la pobreza es una realidad planetaria que despoja a millones de mujeres, jóvenes y niñas de los más elementales derechos y las lanza a un destino de carencias, malnutrición y servidumbre.

La Corporación Penca de Sábila, plenamente consciente de que no existe desarrollo humano, ni sustentabilidad, ni democracia, ni justicia social, si los mismos no pasan por la igualdad, la equidad y la justicia de género, ha decidido incorporar la dimensión feminista y la teoría de género a todo su quehacer institucional.

Para garantizarlo, la Corporación crea un programa que se encarga de la transversalidad y la especificidad de género con enfoque feminista, fundamentado en la necesidad de aportar en la construcción de todas las condiciones sociales, culturales, económicas, políticas y simbólicas para lograr la igualdad y equidad entre mujeres y hombres, el respeto y la exigibilidad de los derechos humanos de las mujeres, su inclusión en el desarrollo, el pleno ejercicio de su ciudadanía, el acceso a bienes y recursos y la participación social y política, como condiciones imprescindibles para alcanzar una sociedad democrática, justa, incluyente y sostenible.

Es urgente la construcción de un ideario político-cultural que les permita a las mujeres situarse en el mundo, reconocerse seres humanas históricas, autónomas, sujetas sociales, culturales y políticas, con identidad personal y colectiva, y no como seres inferiores, de segunda categoría, como lo ha erigido la sociedad patriarcal.

Mediante el programa de Mujeres y Justicia de Género buscamos que las mujeres adquieran conciencia y vivan las transformaciones para salir de la condición y situación que la sociedad patriarcal y machista les ha procurado, motivando que se conviertan en seres que estén a favor de sí mismas y de las otras mujeres, que puedan desarrollar una participación política no tradicional, en la que predominen valores de igualdad y de respeto a la diferencia y a la diversidad y que puedan contribuir a la construcción de mundos no autoritarios tanto en la vida familiar como social.

Consideramos necesario que el ámbito privado goce del mismo reconocimiento social que el público. En la esfera privada se crean lazos afectivos y se desarrollan las actividades del cuidado, lo cual guarda profundas relaciones con las necesidades subjetivas de las personas. Es también intención política de Penca el reconocimiento social y valorativo del trabajo reproductivo, la necesaria interrelación entre lo productivo y lo reproductivo y entre lo público y lo privado.

Nos proponemos contribuir al avance de las transformaciones de las condiciones materiales y subjetivas de las mujeres y a su empoderamiento social, político y económico. Este proceso lo desarrollamos a través de:

  • Un proceso continuo de formación en equidad y justicia de género con enfoque feminista y ambientalista.
  • Formación de promotoras en feminismo y ambientalismo: “La Vida en Verde y Lila”.
  • Exigibilidad y respeto de los derechos humanos de las mujeres.
  • Campaña contra todas las formas de violencia hacia las mujeres, y prevención de las mismas.
  • Visibilización y exigibilidad de los intereses y propuestas de las mujeres en los planes de desarrollo locales y en los presupuestos participativos.
  • Establecimiento de relaciones y redes de apoyo.
  • Impulso de un tiempo propio para la formación, el descanso, el autocuidado, el disfrute, la amistad.
  • Aumento de la confianza y la autoestima personal y colectiva.
  • Promoción de la participación social y política de las mujeres.
  • Producción pecuaria y hortícola agroecológica con mujeres de los corregimientos de Medellín.
  • Comercialización directa de sus productos a través de la Tienda de Comercio Justo Colyflor y mercados verdes de la ciudad.
  • Participación en el Movimiento Social de Mujeres de la ciudad.

Objetivo del Programa

Se aporta al empoderamiento de las mujeres y al mejoramiento de sus condiciones de vida, al conocimiento y la exigibilidad de sus derechos y a eliminar todas las formas de violencia que se ejercen contra ellas.

Líneas de acción

  • Promoción de prácticas democráticas que dinamicen nuevas formas de relacionamiento, no sexistas, no autoritarias y sin violencias.
  • Empoderamiento de las mujeres aumenta su capacidad de incidencia.
  • Las mujeres se apropian de sus derechos humanos.
  • El acceso de las mujeres a recursos, bienes y servicios mediante la generación de alternativas económicas, de producción y consumo responsables.